Fresas cubiertas de Chocolate

Ya queda poco para San Valentín y en Novatas en la Cocina os queremos dar una sencilla receta con la que sorprender a vuestras parejas. Esta vez la cosa va de fresas cubiertas con rico chocolate, del negro y del blanco, ¡para que a los que os guste un tipo, el otro o ambos podáis disfrutarlo!

Ingredientes

1 kg de fresas TIEMPO: 45 min
200 gr de chocolate negro de cobertura PRECIO: 8 €
100 gr de chocolate blanco de cobertura DIFICULTAD: Medio

Preparación


Debemos empezar por lavar las fresas en un cuenco o si se prefiere con el colador para así expulsar con más facilidad su suciedad. Las dejamos a un lado y empezamos a preparar el chocolate para derretirlo al baño María. Os aconsejo que primero derritáis el chocolate blanco y después el negro, a la inversa el blanco se impregnaría del negro y no quedaría puramente claro, sino podéis ir lavando los cacharos que hagáis servir para fundir el chocolate cada vez que cambiéis de blanco a negro o de negro a blanco.

Troceamos el chocolate blanco y lo incorporamos en la cacerola al baño María, meneamos hasta que quede bastante líquido. Paciencia con el chocolate blanco porque no es tan fácil de derretir como el negro. Podéis ir echándole alguna cucharada de agua si veis que os queda muy pastoso y no hay manera de que quede líquido. Cuando esté derretido cogemos las fresas con palillos, para manejarlas mejor, y las untamos en el chocolate. Las vamos dejando de una en una en un plato que hayamos preparado previamente.

Lo que sobre lo puedes aprovechar para hacer la decoración de las fresas, así que mete el chocolate blanco en una manga de cocinar o en el utensilio que utilices para decorarlas. Ahora es el turno del chocolate negro. Derretimos al baño María y una vez líquido cogemos las fresas con palillos, las untamos y dejamos en el plato junto a las fresas con chocolate blanco. Metemos el plato en la nevera durante unos 15-20 minutos aproximadamente y lo retiramos cuando veamos que el chocolate ya se ha solidificado.

Por último, decoramos las fresas con el chocolate que nos haya sobrado con una manga pastelera. Si no tenéis podéis hacer una casera: cogéis una bolsa transparente para envasar, metéis el chocolate, lo lleváis todo hacia una de las esquinas y hacéis un pequeño agujero con las tijeras. Eso sí, os quedará muchísimo mejor con una manga de verdad.

Recordad: si veis que el chocolate sobrante se empieza a poner pastoso o a endurecerse volved a derretirlo al baño María, de esta manera se os hará más fácil manejarlo con la manga y decorar las fresas.

¡Buen provecho!

¿Te ha gustado esta receta? Quizá también te guste:





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*