Tarta 3 Chocolates

¡Hola chocolateros! El otro día una amiga de la familia trajo a casa un pastel de tres chocolates, cuajado, blandito y riquísimo. No he podido resistirme a elaborar esta receta y espero que vosotros también os animéis a hacerla. Ahí va:

Ingredientes

PARA LA BASE
1 paquete entero de galletas María TIEMPO: 20-30 min
3 cucharadas llenas de mantequilla PRECIO: 5 – 10 €
DIFICULTAD: Media
PARA CADA CAPA DE CHOCOLATE
150gr de chocolate negro de repostería (1a capa)
150gr de chocolate con leche (2a capa)
150gr de chocolate con blanco (3a capa)
250ml de nata para cocinar (x3)
3 cucharadas de azúcar (x3)
250ml de leche (x3)
1 sobre de cuajada en polvo (x3)

¿Cómo se elabora?


En primer lugar, machacamos todas las galletas en un recipiente hasta que queden trocitos muy pequeños; podemos usar la batidora para mayor comodidad y rapidez. Cuando las galletas estén totalmente desmenuzadas, preparamos una sartén y abocamos tres cucharadas de mantequilla. Una vez derretida la mantequilla echamos las galletas en la sartén y mezclamos bien a fuego mínimo. Después, vertimos la masa en el molde del pastel; con cuidado la esparcimos con las manos y apretamos con fuerza con los dedos, sobre todo en los bordes, para que quede una masa compacta que nos servirá de base para las capas de chocolate.

Recordad, la mezcla de mantequilla y galletas tiene que cubrir toda la base del molde y tiene que quedar bien compacta, sino la capa de chocolate que pongamos encima se mezclara con la base y no quedará bien.

El siguiente paso será elaborar la capa de chocolate negro. Cogemos el chocolate, lo troceamos en cachos preferiblemente pequeños (se deshará antes) y lo derretimos en la sartén a fuego mínimo. Cuando no queden grumos incorporamos la nata líquida en la sartén junto al chocolate negro y meneamos con energía para que el chocolate no se incruste en el fondo pero con cuidado para que no se nos caiga la mezcla fuera de la sartén. Seguidamente echamos el azúcar y después la leche. Os recomiendo que echéis primero dos tercios de la cantidad de leche y posteriormente el otro tercio pero mezclado ya con la cuajada. Una vez elaborada toda la masa la abocamos en el molde pasándola por un colador, de esta manera los grumos que hayan quedado en el fondo de la sartén se filtraran y no caerán en el molde, solo la masa líquida.

Recordad, hay que derretir el chocolate rápido para que no se queme ni se pegue a la sartén y podamos mezclarlo bien con la nata líquida y con los demás ingredientes.

Para la capa de chocolate con leche y de chocolate blanco realizaremos el mismo proceso que hemos hecho con la de chocolate negro. No os preocupéis si pensáis que las capas se os pueden juntar, cuando acabéis de elaborar la segunda (en este caso el chocolate con leche) la primera capa elaborada (chocolate negro) ya estará bien cuajada para que podamos incorporar la segunda. Lo que os recomiendo es que antes de abocar la segunda hagáis unas pequeñas ranuras con el tenedor en la primera capa, y del mismo modo en la segunda cuando nos dispongamos a echar la última capa (chocolate blanco). De este modo las capas se agarran mejor las unas a las otras y a la hora de partir y comer el pastel no se deshará.

Cuando acabéis todas las capas, dejáis enfriar un poco en el exterior y después metéis el pastel en la nevera. Antes de presentarlo podéis decorarlo como queráis, con virutas, bolas de anís, figuras de caramelo, letras de chocolate… en fin, a vuestro gusto. Y ahora, ¡a disfrutar!


 

¿Te ha gustado esta receta? Quizá también te guste:





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*